Blas Infante y Cataluña

Por Francisco García Duarte

No se tiene constancia de que Blas Infante estuviera físicamente en Cataluña, aunque sí tenemos constancia a través de la revista Andalucía de sus contactos por carta con el Centro Andaluz de Barcelona, creado en 1918, y también sabemos que cultivó la amistad con algunos catalanes. El investigador Enrique Iniesta Coullaut-Valera, en un discurso que dio en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, con motivo de la entrega del premio Almenara de 1993, recoge la relación de Infante con Cataluña:

«…nunca estuvo en Cataluña. Pero en sus noches de mucho libro y muchas anotaciones (8.249 folios y por miedo a Queipo, su asesino, la viuda de Infante quemó el triple), en sus veladas y madrugadas de mucho tabaco y pluma, 162 pasajes fueron sobre Cataluña y se proclama discípulo de Pi i Margall y lee y comenta a Puig y Cadafalch, Rusinyol, Torras i Bages, Vallmijana, Balmes, Corominas i Sabater, Bosch Gimpera, Mané i Flaquer, Millet… Un manuscrito suyo —el ACD— está enteramente dedicado a comentar el “Compendi de doctrina catalanista” de Prat de la Riba y de Muntanyols. Esos fueron sus viajes. Pero tres ilustres catalanes viajaron a Andalucía y le trataron: Francecs Cambó, Lluis Companys y Joaquín Casas Carbó. Y en aquella expedición aventurera en plena guerra de Afrecha, hasta el sur del Atlas, su compañero de riesgos y fotógrafo es otro catalán cuyo rastro se ha perdido hasta hoy. Don Blas lo escribe: “En mi viaje me acompañaba un intrépido muchacho catalán, gran espíritu, José Luis García Vidal”».[1]

La relación de Cambó y Blas Infante arranca desde que el primero se traslada a Sevilla a participar como mantenedor de los juegos florales celebrados en la ciudad hispalense en 1913. Él mismo relata estos primeros contactos en sus memorias:

«De Madrid yo fui a Sevilla, para ser mantenedor de unos juegos florales. Allí pronuncié un discurso que tuvo un gran éxito en toda Andalucía. La buena sociedad sevillana me dio una serie de fiestas y algunos intelectuales andaluces, entre ellos el notario Blas Infante, se pusieron en relación conmigo para organizar un movimiento regionalista en Andalucía»[2].

De estas primeras conversaciones, fructificaron algunos acuerdos de colaboración que el propio Infante años más tarde reconoce:

«Y aún llegamos a convenir con los prohombres de la Lliga Regionalista el acompañarles, como lo hicimos, en su propaganda por Andalucía, asistiendo a algunos de sus mítines y, amparados en su capa conservadora, también hicimos algunos prosélitos. Tengo un grato recuerdo personal de algunos de sus líderes, principalmente del Sr. Cambó, quien tuvo para mí muy expresivas atenciones»[3].

Pero Infante no sólo «acompaña» y «asiste» a los mítines de Cambó, sino que participa activamente en ellos como orador[4]. El programa conservador de ese catalanismo no llegó a convencer a los andalucistas, a pesar de los intentos de los catalanistas de financiar un partido andalucista a través de inversiones en diferentes negocios: «Buenos “Centros Andaluces” hubiéramos llegado a tener entonces de cajas repletas y no sempiternamente vacías aunque jamás se vieran sus necesidades insatisfechas, porque nuestros bolsillos jamás se agotaban»[5].

Monumento a Blas Infante en Mataró

Con Lluis Companys tuvo un gran detalle. A pesar de su «reclusión» voluntaria en su casa de Coria del Río durante más de un año, no deja de visitar en 1934 a Companys y a la mayoría de los consejeros de su gobierno que estaban encarcelados en el penal de El Puerto de Santa María, a los que les lleva libros y les escribe dándoles ánimos:

«La llegada de ustedes a Andalucía nos tiene impresionados profundamente. Y nuestra reacción fluye, desde que vinieron ustedes, en la tristeza de una pena grande; cual es la de considerar que la verdadera Andalucía, restaurada en nuestro espíritu, quisiera alojar en sus mejores palacios a los hermanos ilustres de Cataluña; para quienes, por haber todavía Andalucía irredenta, se ha dispuesto actualmente una prisión en una de nuestras infortunadas ciudades».

A principios de la transición española, Blas Infante era un gran desconocido en Andalucía y lógicamente en Cataluña. Sólo algunas referencias de él en 1943, sin nombrarlo, en los años oscuros del franquismo, en el libro de Rodolfo Gil Benumeya, Marruecos andaluz[6]. El mismo Gil Benumeya vuelve a hablar de él, también sin nombrarlo, en 1953, en su libro Andalucismo africano. Aunque el periodista Antonio Burgos[7] hace mención expresa de Infante en 1971, es en un libro titulado La novena provincia escrito por el médico sevillano José María Osuna, en 1973, sobre los emigrantes andaluces en Cataluña, donde se da a conocer de una manera más extensa la figura de este notario andaluz apasionado por Andalucía. Osuna le dedica un capítulo titulado, precisamente, «Blas Infante o la pasión por Andalucía» y demuestra un profundo conocimiento de su figura y de su obra[8]. A partir de ahí, se generaliza el estudio y difusión de la vida y obra de Blas Infante con la reedición de Ideal Andaluz, El complot de Tablada y el Estado libre de Andalucía, Fundamentos de Andalucía, Cuentos de animales y otras obras[9].

Como en Andalucía, también en Cataluña son los andalucistas los pioneros que empiezan a recuperar y divulgar la figura de Blas Infante, aunque también tenemos que hacer referencia a una asociación andaluza que se creó en Barcelona en 1975 que, aunque al principio aparece sólo como Centro Andaluz, ya en 1978 lleva el apelativo de «Blas Infante». Este Centro fue el promotor del monolito que se erigió en 1982 en memoria del político andaluz en el parque de la Guineueta de Barcelona. Otro Centro con ese mismo nombre, y en cierta manera sucesor del anterior, el del Bajo Llobregat, creado en 1984 en Cornellá, es el impulsor de otro monolito en 1991. Este mismo centro crea en 1990 un premio de poesía con el nombre de Infante y también es el impulsor de la campaña para revisar su sentencia condenatoria de muerte.

El año 1978 es determinante para el conocimiento de Blas Infante en Cataluña, ya que el Congreso de Cultura Andaluza instala una caseta de libros sobre temas y autores andaluces, en la Feria del Libro de Barcelona, con la colaboración de uno de los estudiosos de la obra de Blas Infante, el padre Enrique Iniesta. Este llevaba a cabo una gran labor de divulgación de la cultura andaluza a través de su librería cooperativa «El toro suelto» y su periplo por muchos pueblos andaluces con su librería ambulante. En el stand del Congreso se podía adquirir Ideal Andaluz de Blas Infante, que poco tiempo antes, en 1976, había reeditado Tucar Ediciones, con estudios preliminares de Enrique Tierno Galván y Juan Antonio Lacomba.

Durante la Feria, se produce una curiosa anécdota de gran importancia para el conocimiento de la figura de Blas Infante, anécdota que explica Enrique Iniesta, uno de sus protagonistas:

«En 1978, representando al Congreso de Cultura Andaluza, la librería “El Toro Suelto” de libros andaluces, planta caseta en la Feria del libro de Barcelona. Ese mismo año, en Granada, fundan los Fernández Nieto, Pope Godoy y Ramos Espejo, la editora de temas andaluces llamada “Aljibe”. La librería provoca en Barcelona una conmoción entre los andaluces de allí. Y un taxista sevillano, Antonio Roncero, diariamente repone los huecos de su vehículo de libros que ha vendido a sus clientes. Y me entrega fotocopia de un libro que ha encontrado en la Biblioteca Central de la Universidad: La verdad sobre el complot de Tablada y el Estado Libre de Andalucía, de Blas Infante, editado en 1931 por la Junta Liberalista de Andalucía. No quedaba ni en la Casa de don Blas en Coria un solo ejemplar. Con toda seguridad, su viuda los había incluido en la quema selectiva a que los miedos la forzaron en agosto de 1936. Cuando aquella noche, en los Escolapios de la calle Diputación de Barcelona, resucitaba el libro en mi lectura, me alarmaba de alegría: era un libro suelto, libérrimo, audaz y casi “anarco”. Hablé con Aljibe y hablamos con la familia Infante. Intenté sin fruto que admitieran una introducción histórica que aclarara el hecho del llamado complot de Tablada, con un texto de Tuñón de Lara[10]».

Es en Cataluña donde precisamente surge la idea de solicitar a las autoridades la revisión del proceso militar contra Blas Infante que desembocó en una absurda sentencia, cuatro años después de su asesinato condenándole al pago de dos mil pesetas porque «se significó como propagandista para la constitución de un partido andalucista o regionalista andaluz».

El Centro Andaluz «Blas Infante» del Bajo Llobregat será el promotor de un escrito dirigido al Presidente del Parlamento de Andalucía, al que se adhieren una larga lista de entidades andaluzas de Cataluña pertenecientes a la Agrupación de Asociaciones Recreativo-Culturales Andaluzas en Cataluña (AARCA). En el texto, que hacen llegar también al Presidente de la Junta, a los portavoces de los diferentes grupos parlamentarios y a la familia Blas Infante, afirman que:

«…mediante el presente escrito, instan a ese Parlamento para que gestione cerca de las Autoridades Competentes para que por las mismas se abra el oportuno expediente de anulación del sumario nº 124 del 4 de mayo de 1940, sumario este que dio lugar a la sentencia condenatoria, que motivó el fusilamiento del “padre de la patria andaluza” D. Blas Infante Pérez….. Que al rehabilitar la memoria de D. Blas Infante Pérez, se rehabilita al mismo tiempo la memoria de todos aquellos que fueron juzgados y condenados, por el solo hecho de soñar con un mañana mejor para el pueblo andaluz al cual pertenecían merecidamente…».

Termina el escrito pidiendo se inicien las gestiones precisas «para alcanzar ese noble objetivo». Este texto es aprobado en la asamblea general de AARCA el 16 de marzo de 1985 y lo firman 28 asociaciones andaluzas de toda Cataluña. Poco tiempo después, el grupo andalucista del Parlamento andaluz presenta una proposición no de ley instando al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía a realizar las gestiones oportunas para que se realice esta revisión. Ese año de 1985 coincide con el centenario del nacimiento de Infante, acontecimiento que es celebrado en Cataluña por el Centro Andaluz Blas Infante con unas jornadas culturales durante todo el mes de junio al 7 de julio de ese año, y por la Casa de Andalucía en Mataró en las mismas fechas.[11]

 

Monumentos a Blas Infante en Cataluña.-

Existen varios monumentos erigidos en Cataluña en memoria de Blas Infante; aunque es una plaza en Hospitalet la primera que lleva su nombre, ya que es inaugurada en 1980, dos años antes de que se promoviera el primer monolito.

Los monumentos que hay en Cataluña son, por orden cronológico de inauguración: Barcelona (1982-1995), Mataró (1983), Tarragona (1988), Cornellá (1991), Argentona (1998), El Prat de Llobregat (1999), Rubí (2002), y Montornés (2003). En algunos casos, el monumento se ha levantado en una plaza que ya llevaba el nombre de Andalucía (El Prat, Argentona, Mataró, Montornés). La realización de estos monumentos no ha sido tarea fácil en muchas ocasiones, ni tampoco el conseguir que se le dedique a Andalucía una plaza.

 

Barcelona.-

El monumento a Blas Infante en Barcelona es el primero que se levantó, curiosamente incluso antes del que se construyó en el lugar en que cayó asesinado —el km 4 de la carretera de Carmona en Sevilla—, donde se puso la primera piedra en 1984 y no se terminó hasta 12 años después. Este monumento de Barcelona, ubicado en un barrio con una alta proporción de emigrantes andaluces, dentro del parque de la Guineueta de Nou Barris, tuvo dos fases. El primero consiste en un monolito compuesto por ocho columnas irregulares de mármol, sobre un pletín hecho de placas de mármol, y se hizo a iniciativa del Centro Andaluz Blas Infante de Barcelona, y a su inauguración, el 28 de febrero de 1982, asistió el entonces alcalde de la ciudad, Narcís Serra. Una leyenda debajo de las columnas recuerda al promotor: «por iniciativa del Centro Andaluz en Cataluña, la ciudad de Barcelona a Blas Infante, líder del andalucismo histórico».

La segunda fase fue la colocación de un busto junto al monolito. Se colocó sobre una gran piedra dentro de una zona ajardinada y junto a él, se trasladó el monolito anterior que tenía otra ubicación en el medio de la plaza y que se había convertido en «asiento» para los visitantes del parque. La iniciativa del busto fue de la asociación Almenara, que se puso en contacto con la coordinadora de entidades de Nou Barris (Centros culturales Manuel de Falla y García Lorca) para constituir una comisión pro-busto Blas Infante, con la idea de que apareciera como una iniciativa conjunta de todas las entidades andaluzas en Cataluña. La comisión consiguió el apoyo de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Barcelona para el acto. La talla se encargó a un escultor de Vilanova i la Geltrú, Xavier Cuenca Iturat y se contempló que estuviera sobre una piedra de mármol verde traído expresamente desde las canteras de Almería.

La comisión se puso en contacto con el Consejo Comarcal del Alto Almanzora desde donde se prometió el envío de la piedra. Pero posiblemente se quiso boicotear la iniciativa ya que después de asegurar varias veces el alcalde de Lúcar y Presidente del Consejo Comarcal que la piedra era enviada desde las canteras, la piedra nunca llegó y el acto de inauguración, que estaba previsto para el día 5 de julio de 1995, aniversario del nacimiento de Blas Infante, tuvo que posponerse hasta el 5 de noviembre de ese año y buscar otro material en Cataluña.

La comisión decidió que en el acto hablara una persona en representación de la entidades andaluzas, el periodista y miembro de Almenara, José Luis Carrascosa; el sacerdote escolapio y biógrafo de Infante, Enrique Iniesta Coullaut-Valera; la hija del Padre de la patria andaluza y presidenta de la Fundación Blas Infante, Mª de los Ángeles Infante, que no pudo asistir, así como las autoridades del Ayuntamiento de Barcelona y de la Junta de Andalucía. Se invitó al Alcalde de Barcelona, Pascual Maragall, que aunque en un principio excusó por escrito su presencia en el acto, al final compareció. Al presidente del distrito de Nou Barris, Antonio Santiburcio y al Presidente de la Junta de Andalucía que excusó su presencia y delegó en Pablo Martínez, coordinador para las Comunidades Andaluza en Cataluña, Baleares y País Valenciano.

Una gran multitud se congregó el día 5 de Noviembre por la mañana para el acto (más de mil quinientas personas resaltaba la prensa) que según la crónica de El País del día siguiente «tras el descubrimiento del busto de Blas Infante y bajo los acordes del himno de Andalucía, las diferentes casas andaluzas asentadas en Cataluña, cuyos miembros iban ataviados con trajes típicos de sus respectivas provincias —abundaba el traje de volantes— realizaron una ofrenda floral mientras los asistentes al acto lanzaban vítores en honor de Blas Infante y a favor de una Andalucía libre. El acto de homenaje finalizó con la celebración de una misa flamenca». La comisión también acordó que en la placa que llevaba el busto figurara la leyenda «los centros andaluces en Cataluña a Blas Infante», placa que pocos días después de su inauguración fue arrancada del monumento. Almenara lo completó varios meses después plantando junto al busto dos olivos traídos expresamente desde Málaga.

 

Mataró.-

La semana que transcurre del 26 de noviembre al 4 de diciembre de 1983 se celebran en Mataró diversos actos culturales relacionados con Blas Infante, los cuales culminan el 4 de diciembre, en conmemoración del Día Nacional de Andalucía, con el descubrimiento de un monolito en la plaza de Andalucía de Mataró; espacio cercano a la Casa de Andalucía, denominado así desde 1978 debido a las gestiones ante el Ayuntamiento de su Junta Directiva. El monumento se erige a petición de dicha Entidad, gracias al buen entendimiento entre la corporación municipal y la Casa de Andalucía[12].

Para la organización de las jornadas culturales y la inauguración del monolito se crea una comisión de trabajo en la que, además de la Casa de Andalucía en Mataró, se encuentra también la de Huelva en Hospitalet y la Comisión pro-homenaje a Infante, compuesta —según recoge un boletín editado con motivo de la ocasión—:

«…por hombres versados en el pensamiento político y cultural del Padre de la Patria Andaluza: José Damián Sanz, de Cádiz; los granadinos José María López, Francisco García Duarte y Francisco Torres; los cordobeses Antonio Morales y Rafael Fernández Luque; José Sancha, de Huelva, y Emilio Lemos, de Sevilla, compañero de trabajo y sueños de Blas Infante».

Esta comisión reunió multitud de documentos literarios y gráficos sobre el personaje (fotografías, páginas manuscritas de la abundante producción de Blas Infante que todavía no se había editado, recortes de prensa, cantos, poemas, la explicación del Himno y de la bandera, etc.…) y los expuso durante todas las jornadas. Dos conferencias, una del diputado andalucista en el Parlamento catalán, Francisco Hidalgo, sobre el flamenco y las teorías de Blas Infante en «Orígenes de lo flamenco y secreto del cante jondo»; y otra del historiador y sacerdote, Enrique Iniesta sobre la vida y obra de Blas Infante, tuvieron lugar durante las jornadas.

Así, a partir de ese 4 de diciembre de 1983, tres años después de haberse solicitado al Ayuntamiento y a pesar de la oposición de los concejales del PSUC[13], hay un sencillo monolito de piedra, con una placa en la que se lee «La ciudad de Mataró a Blas Infante, Padre de la Patria andaluza».

 

Tarragona.-

El de la ciudad de Tarragona es el tercero de los que se erigen en Cataluña en memoria de Blas Infante. Como los dos anteriores, se trata de un monolito de piedra al que se le ha añadido en este caso una placa de metal con una figura de Infante en relieve. El monumento se inauguró el Día de Andalucía del año 1988 en el parque público llamado Campo de Marte, junto a la muralla romana de Tarragona. Cada año celebran el Día de Andalucía las entidades de la zona con una ofrenda en el monolito.

 

Cornellá.-

Este se inaugura el 28-2-91 por iniciativa del Centro Andaluz Blas Infante del Bajo Llobregat, que iniciaba su andadura un año antes. La iniciativa de algunas personas del Centro, como Cristóbal Benítez, enseguida se vio respaldada por la asociación, que contó con la ayuda del Ayuntamiento.

En el acto de inauguración estuvo el alcalde de Cornellà, José Montilla; el Director General de Emigración de la Junta, Gonzalo Crespo, y el Delegado de la Junta, Pablo Martínez. Alrededor del busto se plantaron ocho árboles procedentes de las ocho provincias andaluzas. Un granado de Granada, un pinsapo de Málaga, un alcornoque de Cádiz, un naranjo de Sevilla, un eucalipto de Huelva, un olivo de Jaén, una palmera de Almería y una encina de Córdoba. El Busto está situado en la plaza Blas Infante del barrio de Sant Ildelfonso de Cornellà sobre un pedestal de mármol con una leyenda que dice: «La ciudad de Cornellà con Blas Infante en el Día de Andalucía», y en él se realiza cada año una ofrenda floral en torno al 28 de febrero por todas las Entidades andaluzas de la localidad.

 

Argentona.-

Algunas de las dificultades pasadas para conseguir que se hiciera el monumento a Blas Infante en la plaza de Andalucía, dentro del barrio obrero de San Miguel del Cros, en Argentona (Barcelona) nos las podría contar su impulsor José Flores Montoro. Sobre el mismo tenemos que resaltar la particularidad de que no es promovido por ninguna asociación cultural andaluza, sino desde la Asociación de Vecinos del barrio de Sant Miquel del Cros. Un barrio situado lejos del casco urbano del municipio, junto a un polígono industrial y que está lindando con la ciudad de Mataró. Sus habitantes son en su gran mayoría inmigrantes, sobre todo andaluces. Allí, después de dos años de conversaciones con el Ayuntamiento, se consiguió que se inaugurara el 27 de septiembre de 1998. Esta es la crónica del acto que recogía el boletín de Almenara:

«El barrio de San Miguel del Cros de la localidad barcelonesa de Argentona vivió el pasado domingo 27 de septiembre un acto de afirmación andaluza al inaugurarse la plaza de Andalucía y un monumento a Blas Infante, con un busto de bronce obra del escultor catalán Xavier Cuenca. El monumento está rodeado de árboles plantados en tierra procedente de pueblos de las ocho provincias andaluzas.

»Varios centenares de personas recibieron a María de los Ángeles Infante, hija del Padre de la Patria Andaluza y presidenta de la Fundación Blas Infante, acompañada por las autoridades municipales, a los sones del himno de Cataluña. Tomaron la palabra, José Flores, de la Asociación de Vecinos de San Miguel del Cros, promotora del acto; el periodista José Luis Carrascosa, de la sociedad cultural andaluza Almenara; el delegado de la Junta de Andalucía en Cataluña, Pablo Martínez; el Alcalde en funciones de Argentona, Josep María Esteve, y la hija de Blas Infante. Todos ellos destacaron el profundo significado de convivencia democrática del acto y evocaron la figura de Infante, el máximo exponente del andalucismo histórico. Después de descubrirse la placa que da nombre a la plaza y el busto en honor del Padre de la Patria Andaluza —el segundo tras el de Barcelona que se erige en poco tiempo en Cataluña— los asistentes entonaron el himno de Andalucía y procedieron a una ofrenda floral de las Entidades de Argentona y de la vecina Mataró. Unos bailes populares de los hermanos Flores, una misa rociera y una comida de confraternidad con los vecinos del barrio completaron una jornada marcada por la voluntad de testimonio andaluz, “pues en cualquier lugar del mundo donde hay andaluces se evoca la figura de mi padre, al que quiero y admiro, también, como ciudadana andaluza que soy”, subrayó en su intervención María de los Ángeles Infante».[14]

 

El Prat de Llobregat.-

En el Prat de Llobregat se tuvieron que recoger más de 2.500 firmas como medida de presión ante el Ayuntamiento por parte de la Casa de Andalucía. En 1999, el Ayuntamiento del Prat, presidido por Lluis Tejedor, del partido Iniciativa per Catalunya, en plena precampaña electoral de las elecciones municipales, impulsa definitivamente la realización del monumento en unos jardines a los que se da el nombre de Andalucía, jardines aún no acabados cuando se inaugura el busto de Blas Infante el 23 de mayo de 1999, según recoge Pedro Izquierdo en la crónica que hizo para el Diario de Andalucía:

«…el Ayuntamiento de la localidad del Prat de Llobregat, en colaboración con la Casa de Andalucía del citado municipio, inauguró un busto de Blas Infante, situado en los nuevos jardines —todavía inacabados— de Andalucía. El monumento es, según citaron fuentes municipales, “un homenaje que esta ciudad tributa al padre de la Patria Andaluza, ya que no hay que olvidar que numerosos pratenses son de origen andaluz”. El busto ha sido realizado por el escultor Pascual Plasencia, teniendo como base las fotografías que le proporcionó de Infante su hija, María Ángeles, a través de la Casa de Andalucía»[15].

A la inauguración asistió Mª Ángeles Infante que descubrió el busto con la leyenda: «Blas Infante Pérez, 1885, Casares (Málaga), 1936 Sevilla. Viva Andalucía Libre».


 

Rubí.-

En Rubí, el impulsor del monumento, Manolo Martín Triviño, de la Peña Calixto Sánchez, nos hace referencia a las «dificultades» pasadas hasta que el 29 de Junio de 2002 se pudo inaugurar la plaza de Andalucía y el monolito a Infante.

El acto de inauguración coincidió con el hermanamiento entre las localidades de Rubí y La Calahorra (Granada). Así daba cuenta del acto el boletín de la Asociación cultural Andaluza Almenara:

«Este verano se ha inaugurado un nuevo rincón de la población barcelonesa de Rubí: la plaza de Andalucía, donde se ha descubierto un busto dedicado al padre de la Patria Andaluza y se ha celebrado el hermanamiento entre la localidad catalana y La Calahorra, en Granada. Nueve olivos, uno por cada provincia andaluza y otro más por Cataluña, completan la plaza. En el acto estuvieron presentes representantes de las distintas asociaciones de la Coordinadora de Entidades Andaluzas de Rubí, representantes de los diferentes partidos que componen la Corporación con su alcaldesa Nuria Buenaventura al frente; dos autocares de personas venidas desde la Calahorra, incluido su Alcalde Moisés Guijarro y la hija y el nieto de Blas Infante, Mª Ángeles Infante y Javier Delmás Infante, respectivamente. El vocal de Cultura de la Peña Calixto Sánchez, Manuel Martín, que ha sido uno de los más firmes impulsores de esta plaza de Andalucía, se emocionó recordando los laboriosos pasos que hubo que recorrer para llegar a esta deseada inauguración»[16].

 

Montornés.-

Este es el último que se ha levantado en Cataluña, pues fue inaugurado el 27 de abril de 2003, por iniciativa del Centro Cultural Andaluz de Montornés del Vallés. Aunque a la Entidad le hubiese gustado inaugurarlo el 28 de febrero, el Ayuntamiento les impuso esa fecha más cercana a las elecciones municipales de ese año. El busto está ubicado en la plaza de Andalucía y está rodeado de nueve olivos (uno por cada provincia andaluza y otro por Cataluña). Desde entonces se celebra el Día de Andalucía cada año con un acto en el que se incluye una ofrenda floral a Blas Infante.

Además de los monumentos también hay algunas calles y plazas en diferentes localidades catalanas, como Lleida, Montornés y Hospitalet, y un Centro Cultural, que lleva el nombre de Blas Infante, en el barrio de Llefià de Badalona donde realizan sus actividades algunas Entidades como el Centro Cultural Rociero Andaluz «La Esperanza» de Badalona.

 

Francisco García Duarte, miembro del Centro de Estudios Históricos de Andalucía y autor de El Ideal de Blas Infante en Cataluña. Propuestas para una historia del andalucismo en la Emigración.

[1] Publicado por el Centro de Estudios Históricos de Andalucía en su boletín nº 14 de marzo-junio de 1998.

[2] Memorias de Francecs Cambó, reseñada en INIESTA, Enrique: Blas Infante toda su verdad. Volumen I, Editorial Comares, 2000, p. 112.

[3] INIESTA, Enrique: Blas Infante toda su verdad. Volumen I, p. 117.

[4] Así lo vemos en el mitin que realizaron conjuntamente en Jaén, en enero de 1918. (MEDINA CASADO, Manuel: Andalucía desde Jaén. Edita Centro de Estudios Históricos de Andalucía, 1999).

[5] INIESTA, Enrique: Blas Infante toda su verdad. Volumen I, p. 116.

[6] GIL BENUMEYA, Rodolfo: Marruecos Andaluz. Ediciones de la vicesecretaria de la educación popular. Madrid, 1943.

[7] «Recordar cuanto más recientemente había defendido un notario de la Puebla del Río, Blas Infante, que sacó la bandera verde y blanca de Andalucía y el pasodoble “Giralda” como himno de una locura separatista, y a quien todos tomaron por loco». (BURGOS, Antonio: ¿Andalucía, Tercer Mundo? Ediciones-29. Barcelona, 1971, p. 204.

[8] OSUNA, José María: La novena Provincia Andaluza, Ediciones-29. Barcelona, 1973, pp. 95-99.

[9] Una lista de las obras publicadas de Blas Infante o sobre Blas Infante la podemos encontrar en HIJANO DEL RIO, M. Y RUIZ ROMERO, M.: Bibliografía sobre la Autonomía de Andalucía, Área de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, 1996.

[10] INIESTA COULLAUT-VALERA, Enrique: «Blas Infante y la transición andaluza. Notas preliminares a una antología». En Transición y Autonomía de Andalucía. Publicación de la Cámara oficial de Comercio e Industria de la provincia de Jaén, 1999, pp. 24-25.

[11] Tanto en unas jornadas como en otras, tuvo una participación destacada el biógrafo de Blas Infante, Enrique Iniesta.

[12] Debido fundamentalmente, a los buenos oficios de José María López Blánquez, uno de los impulsores del monolito, miembro de la Casa de Andalucía y a la vez concejal del Ayuntamiento.

[13] Según nos testimonia el que fuera concejal del PSC en aquella época, José María López Blánquez.

[14] Boletín de la Asociación Cultural Andaluza Almenara, nº 62.

[15] Diario de Andalucía del 26 de mayo de 1996.

[16] Boletín de la Asociación Cultural Andaluza Almenara, nº 101.

Share

Redacción de la Revista La Andalucía

Deja un comentario