Antología del cante minero

Manuel Ríos Ruiz
Archivo de Triste y Azul

 

Los cantes de Levante abarcan una zona geográfica mucho más extensa de lo que a simple vista parece, pues en ella se encuentran distintas comarcas cantaoras. Para nuestro concepto de la cuestión, el Levante, en lo concerniente al cante flamenco, comprende las provincias de Málaga, Granada, Jaén, Almería y Murcia, con la particularidad de que todos sus estilos característicos provienen de los fandangos de esas comarcas naturales.

Y una de esas comarcas es la que, entre Almería, Linares y Murcia, comprende el grupo estilístico que forman las tarantas, los tarantos, las mineras, las cartageneras, las murcianas y las levanticas, grupo que se han dado en llamar acertadamente el Cante de las Minas, porque según el flamencólogo Asensio Sáez, su sentido musical se produce y conforma partiendo de «una necesidad irrefrenable, casi fisiológica, nacida del reencuentro del hombre que escapa cada jornada del riesgo de la mina».

De ahí que nos parezca sumamente importante la aparición de la obra discográfica Antología del Cante Minero (INEDIT), interpretada por un cantaor de dinastía: Curro Piñana. Nieto del maestro Antonio Piñana e hijo del tocaor del mismo nombre. Curro Piñana (1974), natural de Cartagena, se inició siendo todavía un niño en su heredado arte. José Blas Vega, que prologa la obra —compuesta de dos CD y veintiocho temas—, escribe: «La cultura cantaora de Curro Piñana es enorme, ella abarca todas las facetas del cante flamenco. En esta ocasión, nos ofrece un gran muestrario antológico, no solo de los cante básicos y variantes locales y personales de mayor interés, sino sacando a la luz estilos hoy en desuso, como son algunos cantes de gran arraigo folklórico que pertenecen a la cultura más tradicional del campo de Cartagena».

Y para dar una idea clara de la importancia de la antología discográfica que nos ocupa, quizás sea lo más indicado, reseñar algunos de los estilos que la componen: minera del Rojo, taranta de Guerrita, cartagenera clásica, malagueña cartagenera, taranta cante matriz, malagueña bolero del campo de Cartagena, cantes del Pajarito, taranto tradicional, cartagenera de La Trini, levantica del Rojo, minera de Antonio Grau, murcianas del Rojo y de Manuel Vallejo, el cante del trovo, minera de la madrugá, cartagenera de Chacón, fandangos mineros, levantica del Cojo de Málaga, cantes de Pedro el Morato y taranta de Linares, junto a otros estilos de creación familiar.

Un repertorio verdaderamente completísimo, con el que se pone de manifiesto la riqueza estilística minera que forjaron a lo largo del tiempo las voces legendarias del Rojo, el Pechinela, el Porcelana, la Peñaranda, el Peluca, el Chinaque, el Panocha y de tantos otros cantaores del ámbito minero, que ahora Curro Piñana reverdece y fija con su capacidad interpretativa. Ha sido el suyo, un reto bien cumplido.

 

Este artículo pertenece al archivo de Triste y Azul.

La Andalucía recupera el archivo de Triste y Azul: Flamencos Cabales en la Red.

Desde La Andalucía, vamos a rescatar las crónicas, los trabajos de investigación y el archivo completo de Triste y Azul: Flamencos cabales en la red, uno de los primeros espacios de Internet dedicado exclusivamente al flamenco.

Triste y Azul fue fundado por Manolo Chilla desde Buenos Aires, tierra que acogió a este jerezano forzado a emigrar en 1953. «Lolo» encontró en el flamenco una vía de comunicación con su tierra, Andalucía, desarrollándose como crítico e investigador flamenco. Rescatamos el archivo de Triste y Azul, perdido en la red durante estos últimos años, en homenaje a Manuel Chilla González, fallecido en Buenos Aires en septiembre de 2015, y a todos los que lo hicieron posible, sus colaboradores y sus técnicos.

Redacción de la Revista La Andalucía

Deja un comentario